viernes, 23 de julio de 2010

Nocito. La paz

... Se me ha adelantado mi amigo RAFA al hablar en su blog de este lugar. Maravilloso lugar. Uno de repente descubre aquí en qué consiste el silencio. La sencillez. Sin luz, con el agua justa, nada de electricidad, ni internet, ni móviles... Nada. Tú tú tú y tú. Y si tienes suerte buena compañía.
Yo la tuve este domingo. Antesala del triunfo en el mundial. Me llevé a mi madre a comer allí. Todos los veranos, JESUSITO y su gente suben por allí. Es una tradición que me gusta conservar.
Aquí recuerdo el día que conocí a mi buen amigo ANTONIO, lijando una viga, la hora del tang, mi disfraz de cura, los baños en las pozas, mis primeras técnicas para engañar a las chicas, esa partida de KILLER tan bestial...
Allí delante la SIERRA DE GUARA, ríos cristalinos, un pueblo con siete habitantes y dos barrios. La campana que puedes tocar cuando te plazca, las siestas en la ermita... Una vida maravillosa que no quiero perder.
El verano que viene vuelvo. ¿Alguien se apunta?

1 comentario:

  1. Me gusta (demasiado facebook en mi vida, me parece...)

    ResponderEliminar