viernes, 29 de agosto de 2008

Bienvenido a casa...

... Por fin he dormido en mi cama. Dos meses después apenas me recordaba. He visto a mi madre, tan guapa como siempre. Hacerle compañía al ABUELO BOMBA (ganas tengo de que dejes el hospital y puedas leer esto). Conducido por mi ciudad...¡por fin con carnet, de manera legal! y perderme por ella, demostrándome a mí mismo que no recuerdo sus calles.

He visto a JESUSITO, a ANTONIO, y de paso a tanta gente a la que quiero y no suelo ver a menudo (GAÑÁN, MERCEDES, consortes...) Esta noche viene EMPERA a tomar unas cervezas a casa. De nuevo hay en marcha planes para la montaña...

Releo la prensa deportiva local. El Zaragoza ficha a un señor de Camerún. Qué pensará mi primo al respecto. Vuelvo a dejar "obsequios" en el buzón de mi vecino. La atrocidad es de nuevo parte de mi vida.
Veo a esa gata atroz y a sus retoños, procedo a la cruel ceremonia de la separación, ayudado por PATRICIA (eres un encanto, ¿lo sabes? Espero que esta mención a tu persona te guste más). Escucho a mi primo ANDRÉS contarme cómo se le han comido una planta unos gusanos. Veo a JULIA y a su perra MAIA, que no es que sea muy inteligente. Me bebo una AMBAR (bueno, unas, he de confesarlo).

Desayuno un café con leche y churros. Actualizo con mi madre mi vestuario de baturro. Asisto impertérrito a la tradicional limpieza de armario que se ha producido aprovechando mi ausencia. Vuelvo a pisar el NBA. El paseo Independencia. Paso por la puerta de la Escuela de Teatro. Hablo con los viejos que se sientan en la terraza de al lado.

He vuelto a casa... ¿queda algo para ser feliz?

2 comentarios:

  1. ... Sí queda... el domingo lo tendré entre mis brazos...

    ResponderEliminar
  2. Bienvenido, primo feroz!!

    ResponderEliminar